Sillines

  • DDK
  • DUOPOWER
  • ESSAX
  • FIZI:K
  • GES
  • ISM
  • PRO
  • PROLOGO
  • SELLE ITALIA
  • SELLE SAN MARCO
  • VELO
 
Ordenar por:

Información sobre Sillines

Elegir un sillín adecuado dependerá de varios factores, principalmente entre ellos, la modalidad de ciclismo y la anatomía del ciclista.

Es una elección individual ya que ningún ciclista tiene una fisionomía idéntica a otro. Tendremos en cuenta nuestra estructura ósea, edad, peso, conformación de la pelvis y el tiempo de uso para elegir modelo y dimensiones correctas del sillín. La salud perineal y el apoyo de los isquiones van estar muy relacionados con la forma, medidas y composición del sillín.

Los sillines planos permiten más libertad de movimiento al ciclista y están indicados para personas con poca flexibilidad en las caderas.
Los sillines curvos, por el contrario, dejan menos libertad de movimiento al ciclista y resultarán adecuados para personas que tengan mayor flexibilidad en las caderas. Un sillín más acolchado no es el más cómodo en todos los casos. Si el sillín es blando parecerá cómodo al principio, pero puede resultar molesto si se pasa muchas horas sobre él.

En el caso de la mujer debe ser más ancho y corto debido a su estructura más ancha del área pélvica. Para un ciclista urbano un sillín más cómodo, mullido y con suspensión o elastómeros. Para un ciclista de MTB será adecuado un sillín con libertad de movimiento hacia delante y hacia atrás dependiendo del terreno. Para el uso de ciclismo en carretera la estructura del sillín debe ser firme y ligera.

El sillín tradicional con punta puede producir afectaciones físicas en la salud de hombres y mujeres. Una buena colocación corporal y elegir bien el sillín dejará al ciclista libre de compresión perineal (uretral-vulvar) y evitará posibles molestias como: adormecimiento de las piernas, presión, irritación ano-genital o afecciones cutáneas. Todo ello irá en beneficio de un mayor rendimiento en el pedaleo y un mayor control de la bicicleta.

Hay variaciones entre los sillines de montaña y los de ciclismo en carretera: los sillines de montaña están fabricados generalmente de materiales más fuertes, más duraderos; los de carretera tienden a ser más ligeros. Para carretera, un sillín ligero reúne las características de comodidad, apoyo y transmisión de potencia.Resultan fundamentales la superficie total del sillín y su forma, no la anchura (un sillín pequeño obliga a sentarse sobre la propia entrepierna). La base del sillín dictamina la forma básica del sillín y cómo de elástico es.

Sobre los materiales: los raíles puede ser de carbono, magnesio, titanio o cromoly. La cubierta puede fabricarse en piel, espuma, gel, microfibra, microtex o lycra. En cuanto al peso pueden oscilar entre los 109 gr y los 600 gr. dependiendo de los materiales que lo componen. La anchura puede variar entre 120 y 155 mm dependiendo del modelo.

Un buen ajuste en verticalidad y horizontalidad del sillín es fundamental para evitar la presión perineal y futuras lesiones, contribuyendo de este modo en el rendimiento del pedaleo. Pieza importante en el sillín es la tija. La tija permite ajustar la altura del sillín, así como moverlo hacia atrás y hacia adelante para acoplarlo a la comodidad del ciclista.

No está demostrado que la práctica continuada de ciclismo aumente las inflamaciones o infecciones en la zona prostática, pero para evitar o disminuir los riesgos los distintos fabricantes ofrecen el sillín anti prostático, con abertura central reduciendo la presión en la zona perineal. Los ciclistas que sufren esta problemática pueden optar por los sillines totalmente abiertos conocidos como sin nariz (de las marcas ISM y Duopower).

Retul aplicable a ciclismo es el sistema más avanzado y preciso que existe en el mercado que realiza un análisis biomecánico para mejorar la postura del ciclista sobre la bicicleta y obtener así un mejor rendimiento.

Los sillines ISM han sido recibidos con entusiasmo en varias disciplinas, como el triatlón, ruta en carretera y contrarreloj. Sillines estrechos con punta más aguda, railes de titanium, con espuma y cápsulas de gel.

Recomendamos los sillines ISM para todos aquellos que busquen la máxima comodidad y para el ciclista masculino que busca evitar afecciones prostáticas. Por otro lado, y a pesar de haber probado un modelo específico para mountain bike, consideramos especialmente recomendable este tipo de sillines para los más rodadores (carretera, triatlón,...) y menos acostumbrados a variar su postura.
Por un lado, existe un cierto compromiso entre la reducción de la resistencia aerodinámica y el confort: a medida que los hombros van más bajos es más difícil mirar hacia adelante, aumenta la tensión en la zona cervical y es necesario utilizar más la visión periférica. Por otro lado, a medida que la posición "rota hacia adelante" se va modificando la zona de apoyo en el asiento aumentando la presión en zonas blandas (perineo) que pueden hacer conveniente la utilización de asientos específicos como el ISM Adamo.

Los sillines con apertura central contribuyen a reducir la presión en la zona perineal. Cuanto mayor sea la apertura mejor. Es muy importante que el sillín tenga la anchura adecuada para conseguir un buen apoyo de los isquiones. Otra alternativa si la situación es más extrema es utilizar sillines sin “nariz”. El inconveniente de estos sillines es que pueden resultar más incómodos al poner toda la presión únicamente sobre los isquiones. La colocación del sillín es muy importante a la hora de reducir la presión perineal. Para ello, es básico poner el sillín con una ligera inclinación hacia delante. Además, se debe tener en cuenta que las siguientes situaciones también aumentan la presión perineal: sillín muy alto, sillín muy retrasado, manillar demasiado bajo respecto al sillín o demasiado alejado.

Duopower nace a partir de una prohibición; la de un reconocido urólogo barcelonés, sobre un ciclista. El motivo: literalmente no podía apoyarse sobre el sillín. Aunque totalmente desmoralizado, el ciclista insistió en posteriores visitas en preguntar qué podría hacer para volver a subirse en bicicleta. La respuesta fue muy simple:”Sentándote sobre un sillín en el que no apoyes la zona perineal”.
Zona perineal 100% libre
- Libre de compresión perineal (uretral-vulvar).
- Evita irritación ano-genital.
- Minimiza afecciones cutáneas, anales y genitales.
Dos puntos de apoyo
- Mejor colocación corporal.
- Mayor rendimiento en el pedaleo.
- Mayor control de la bicicleta.
Fabricado artesanalmente a mano, uno a uno, en España.

La UCI limita las posibilidades de regulación del sillín en al menos 3 sentidos:
1.La superficie de apoyo del sillín debe situarse en un plano horizontal. Realmente es lo más aconsejable en la bicicleta de ruta, pero hacemos referencia a que incluso por normativa debe ser así y teóricamente no se permite que la punta del sillín tire hacia arriba o hacia abajo.

2.La longitud del sillín será de 24cm como mínimo y 27'5cm como máximo.

3.La punta del sillín debe situarse como mínimo 5cms por detrás de la vertical que pase por el eje pedalier. Esta distancia puede reducirse por causas morfológicas del ciclista, entendiéndose por ello una talla baja o que la longitud de los miembros inferiores del corredor es pequeña en proporción a los demás segmentos corporales. En caso de que el ciclista utilice un retroceso del sillín inferior al señalado la UCI establece que en todo momento la vertical que pasa por delante de la rodilla (prueba que se realiza con una plomada), debe pasar por delante del eje del pedal. Incluso la normativa de la UCI indica que todo ciclista que utilice una bicicleta con un "retroceso del sillín" inferior a los 5 cms, debería notificarlo al colegio de comisarios en el momento de presentación de la licencia. En algunos casos este retroceso del sillín mínimo obligatorio puede chocar con los intereses de posicionamiento del ciclista.
Una de las causas más frecuentes de consulta de los ciclistas es el dolor en la columna. Cuando el ciclista se coloca sobre la bicicleta se modifica de manera significativa la posición de las vertebras de la columna, articulaciones y ligamentos en relación con nuestra posición habitual en bipedestación.

Prevención de lesiones:
-Diferencia entre las alturas de las manetas de los frenos, que provoca una posición desequilibrada a nivel del apoyo de las manos. Una diferencia de 2 cm puede producir cervicalgías que desaparecerían con sólo corregir ese problema.
-Sillín demasiado alto, lo que ocasiona que la columna cervical esté en hiperextensión y la columna dorsal en hipercifosis.
-Postura demasiado encogida por una barra horizontal corta, lo que obliga una posición de espalda recta y brazos extendidos.
-Regulación errónea de la altura y distancia de la cimbra-manillar, lo que lleva al ciclista a hiperextender la cabeza.
- Las lumbalgias o dolores lumbares se deben mayoritariamente a una adaptación defectuosa del dúo corredor-máquina. Del mismo modo que anteriormente, su consideración puede evitar la aparición de síntomas en la zona lumbar:
-Dismetría de miembros inferiores. Una desigualdad entre las extremidades inferiores desequilibra la pelvis inclinándose hacia el miembro más corto.
-Pico del sillín orientado hacia arriba, lo que produce una rectificación de la columna lumbar o inversión de la curva de lordosis.
-Sillín demasiado alto y cuadro demasiado grande, lo que ocasiona giros laterales de la pelvis en torno al sillín.
-Sillín demasiado inclinado hacia abajo o hacia arriba, lo que produce deslizamiento del apoyo glúteo hacia delante o hacia atrás y tensión permanente de los brazos y de los músculos paravertebrales.

Por último, es interesante señalar unas recomendaciones con el fin de evitar la presencia de patologías en la columna vertebral y destacar, la importancia de la ergonomía postural en el ciclismo:
-Realizar ejercicios compensatorios, destinados esencialmente a potenciar la musculatura abdominal y estirar el psoas-iliaco.
-Usar una bicicleta adecuada, ligera y con un sillín relativamente fino, en el que se asegure que se mantiene la pelvis lo más estable posible. Lo ideal es que la pelvis se mantenga absolutamente inmóvil durante el pedaleo.
-Graduar la altura del sillín de forma que, con las nalgas en el sillín y la pierna completamente estirada, el talón esté a nivel del punto más bajo del recorrido del pedal.
-Al pedalear usar exclusivamente la punta del pie, y nunca el talón.
-Es mejor utilizar una bicicleta cuyo manillar permita cambiar con frecuencia la postura de apoyo de los brazos.
-Escoger trayectos llanos hasta que el entrenamiento sea bueno, la musculatura de la espalda y la abdominal estén muy bien desarrolladas, con superficies que vibren lo menos posible. Por eso es más recomendable el ciclismo de carretera que el mountain bike.